UN PRIMER RECORRIDO

Mi primera experiencia como usuario

ADRIÁN MARTÍNEZ
Literato

Me ha causado curiosidad el escuchar acerca de la cantidad de contenidos educativos que se pueden encontrar en el portal Colombia aprende. Pero más que saber la cantidad, es mejor conocer la calidad. Hoy describiré mi primera experiencia como usuario de uno de esos recursos.

El primer paso fue dirigirme al catálogo de contenidos. Una vez allí, encontré en la parte baja de la pantalla la imagen del recurso que hoy me ocupa: Contenidos para aprender. Al hacer clic allí, inmediatamente se abre la ventana principal del recurso, la cual presenta tres niveles de educación a los que se puede acceder: básica primaria (1° a 5°); básica secundaria (6° a 9°); y media (10° y 11°). En esta ocasión ingresé a básica primaria y escogí el grado 1°, ya que era mi primer viaje a través de Contenidos para aprender.

Después de seleccionar el grado, alrededor de cada ícono aparecen tres opciones más, las áreas en las que se dividen los contenidos: lenguaje, matemáticas y ciencias. En esta oportunidad, me ocupé del área de lenguaje. Es necesario recordar que el material contenido en este recurso está ordenado según los derechos básicos de aprendizaje, por esta razón, en el momento en que seleccionamos el área, en la pantalla aparece un listado de estos derechos. En este caso encontré diecisiete.

A continuación hice clic sobre el primer derecho que encontré: Identificar los sonidos de las letras del alfabeto. A cada derecho se han asociado una serie de objetos digitales de aprendizaje. En este caso específico, se desplegaron cuatro objetos. Por tratarse de mi primera experiencia me decidí por el primer objeto: Distinción entre sonidos no lingüísticos de los sonidos de las letras. De esta manera accedí y encontré ocho opciones para alcanzar el derecho propuesto.

La primera opción, de izquierda a derecha, es la guía del docente: es un documento que indica al docente la manera en que está diseñado este recurso para la clase.

La segunda opción es una introducción en formato de vídeo, que prepara al estudiante para el tema que verá a continuación. La tercera opción son los objetivos, allí tengo dos alternativas: una caja de texto donde puedo digitar mis propios objetivos y otra donde encuentro objetivos ya propuestos. La cuarta opción es desarrollo, donde se hallan las actividades propuestas para comprender el tema; la primera actividad es un recurso interactivo de audio, que ayuda al estudiante a distinguir los sonidos de las vocales de los sonidos no lingüísticos, como los producidos por los animales.

Para reforzar lo aprendido hasta este punto del recorrido está la opción resumen, compuesta de otras actividades de audio. Junto a estas opciones, encuentro tareas diseñadas para que los niños practiquen en casa lo aprendido, con la ventaja de que ellos mismos pueden verificar su desempeño.

Finalmente, si quiero que los niños ejerciten su escritura, además de su lectura y escucha, cuento con un taller de actividades, un archivo listo para imprimir, con actividades relacionadas con el tema visto.

He descrito un camino de los muchos que puedes identificar en el funcionamiento de los recursos que encontrarás a través del portal. Ahora que los conoces: si eres un estudiante lánzate a aprender la diferencia entre los sonidos lingüísticos y los que no lo son; si eres un docente, guía a tu estudiante en este aprendizaje; y si eres un padre acompaña a tu hijo.

Deja un comentario